lunes, 14 de diciembre de 2009

El otro día mientras esperaba

El otro día mientras esperaba en un semáforo, recordaba cuando estabas, cuando no estabas mirando, cuando esperabas en el coche, entonces mis dedos soñaron con acariciar los tuyos mientras repiqueteabas en el volante. Cuando casi te estabas quedando dormida, deseé poder entrar en tus sueños para ponerlos patas arriba y llenarlos de risas.

Cuando pensabas y se te fruncía el ceño, quise entrar en tus pensamientos para dejar caer colores sobre tus nubes grises y llenarlas de color. Cuando íbamos al cine y querías acurrucarte a mi lado y agarrarme la mano.

Cuando necesitabas caricias quería esconderme en tu comida para poder besarte los labios y perderme dentro de ti. Cuando corras porque llegas tarde, desearé soplarte en el pelo y llenarte de brisa los ojos para que brillen igual q cuando sonríes.

Como cada noche, dejaré caer mi cabeza sobre la almohada para soñar contigo. Sin querer, aprendí cómo se hace y ahora sueño tanto contigo que no creo que nadie más pueda hacerlo. Porque mi corazón aprendió a latir cuando te conocí.

Aunque realmente nunca te hayas enterado.

Aunque ahora a ti y a mí nos dé lo mismo.

1 comentario:

  1. jopes xico... me estas viciando a tus historias....

    ResponderEliminar